El coche eléctrico con carga inalámbrica será una realidad en 2022

El coche eléctrico con carga inalámbrica será una realidad en 2022

El coche eléctrico con carga inalámbrica será una realidad en 2022

A finales de 2015 en Paris, Nissan explicaba la visión que tenían respecto a las baterías y la carga de los coches eléctricos en el futuro.

Ya en ese entonces se imaginaban cómo podríamos llegar a cargar esos coches mediante inducción, sin tener que usar ningún cable o enchufe aparatoso.

Seis años después, eso es lo que quiere hacer realidad el Genesis GV60.

La marca de lujo del grupo Hyundai ha presentado recientemente este modelo con la característica opcional de contar con un cargador completamente inalámbrico que se instalaría en nuestro garaje.

Aparcar y listo, como cuando dejamos nuestros móviles encima de una base de carga.

El coche eléctrico con carga inalámbrica ¿Un primer paso hacia el fin de los enchufes?

coche eléctrico en carga inalámbrica

Curiosamente y aunque el coche sea coreano, la opción de carga inalámbrica estará disponible inicialmente sólo en los Estados Unidos por ser obra de WiTricity, una compañía de ese país.

La empresa ya tenía conceptos de ese sistema de carga en 2017, pero no será hasta 2022 que se aplique por primera vez en un coche completamente eléctrico.

El sensor/receptor de la carga estará colocado en la parte inferior del coche, que aparcaría alineándose con una base de carga pegada al suelo del aparcamiento.

La propia navegación del coche indicaría cómo aparcar para que la alineación sea lo más óptima posible, y en la pantalla se indicaría la autonomía y el tiempo para la carga completa en todo momento.

Witricity afirma que no habrá problema con la altura de los coches.

Todo tipo de vehículo podrá cargarse, desde un deportivo con alturas más bajas hasta un todoterreno que tenga una base más alta.

La potencia máxima admitida es de 22 kW y la eficiencia máxima de carga se situará entre el 91 y el 93%.

Las cifras mostradas por Hyundai son estimaciones, pero dejan entrever que este tipo de carga no tendrá mucho que envidiar a la carga con cable.

Dependerá del tipo de coche y sus especificaciones, pero se prevé una carga completa en alrededor de seis horas.

Eso significa que podemos dejar el coche cargando durante la noche y cubriríamos una carga completa.

Por el momento estamos hablando de algo muy limitado y centrado en el mercado de alta gama, pero puede ser el primer paso hacia un futuro en el que los enchufes de carga dejen de ser imprescindibles.

Al menos, en los garajes de quien pueda instalarlos.

Compartir es dar la oportunidad a otra persona