Gimbal: Creación de contenido a otro nivel

Gimbal: Creación de contenido a otro nivel

Gimbal: Creación de contenido a otro nivel

Si echamos la vista atrás, y somos de los que ya vamos teniendo una edad, nos daremos cuenta de que la grabación en vídeo ha sufrido una evolución enorme. De gigante.

Hubo un tiempo en el que para filmar un video sin saltos bruscos debíamos optar por un equipo profesional que pocos podían costearse.

Además, estos debían acoplarse a accesorios aparatosos, nuevamente, al alcance de pocos.

Saltamos al presente: numerosos smartphones disponen ya de estabilizador óptico o digital.

Pero, para elaborar trabajos profesionales que requieran de movimiento, la mejor opción pasa por acoplar al dispositivo un gimbal.

O lo que en cine, y a mayor escala, conocemos como Steadicam.

Ahora, un móvil se presenta con gimbal incorporado, uno que dispone, además, de  un diseño nunca visto y que amplifica las posibilidades de uso del mismo, el LG WING.

LG WING 5G

Dale un giro a tus sentidos:

 

  • Dos pantallas con diseño giratorio
  • Triple cámara Ultra-High Definition
  • Cámara Pop Up 32MP con Bokeh
  • Grabación de vídeo profesional con modo Gimbal
  • 5G, batería 4.000mAh y 128GB/8GB
  • Huella en pantalla

¿Qué es un gimbal y qué ventajas ofrece a la grabación de acción y movimiento?

El LG WING es un dispositivo, como hemos apuntado, con un diseño único.

Con  un simple giro de dedo, deslizamos una pantalla adicional, quedando el terminal en forma de cruz.

De este modo, cuando grabemos una escena, nos ayudaremos de la parte inferior para dirigir el terminal, cuya pantalla superior se encargará de grabar la escena, sin movimientos bruscos ni tirones.

Antes de seguir avanzando, tenemos que definir lo que es un gimbal.

Un gimbal no es sino un accesorio que se acopla a nuestro smartphone y con el que, a través de sensores (acelerómetros y compás magnético), consiguen mantener estable la imagen que registramos.

Hay diferentes tipos de gimbal y algunos pueden ser realmente costosos.

Las ventajas de acoplar un gimbal al smartphone son evidentes, sobre todo si vamos a rodar escenas de movimiento o, simplemente, queremos grabarnos en directo mientras andamos y emitir en streaming a nuestros seguidores en redes sociales.

Los inconvenientes: que pueden ser muy aparatosos y costosos, si queremos que realmente hagan su trabajo.

Además, imaginemos querer grabar algo rápidamente y que precise de estabilidad: el gimbal puede ser un accesorio aparatoso y complicado de usar, hay que ajustar bien el smartphone, por ejemplo.

Para cuando lo tengamos listo, quizás la escena ha desaparecido.

Esto se soluciona con un smartphone que sea, además, gimbal.

Y esto lo encontramos en el LG WING.

LG WING: más que un smartphone de doble pantalla, mucho más que un gimbal

El LG WING ya incorpora su propio gimbal para que no tengamos que hacer un desembolso extra.

A través de 6 sensores de movimiento que, unidos a un software especial de estabilización, consiguen grabaciones estáticas en tres ejes distintos, aún cuando nos encontramos en situaciones de movimiento, como haciendo ejercicio, siguiendo a una persona o caminando, mostrando lugares a nuestra audiencia.

Pero hay algo más en este LG WING que expande las posibilidades de un gimbal.

Por un lado, tenemos la pantalla en la que se ve lo que se graba; por otro, en la parte inferior y por donde agarramos el terminal, tenemos una media pantalla que muestra una completa consola que nos ayudará a grabar tomas aún mejores, con mayores posibilidades.

Dicha consola se compone, en su parte inferior, de distintos modos de grabación a los que tenemos acceso.

Además de los habituales slow motion o cámara rápida (que, en el LG WING se adapta automáticamente al ritmo de la imagen que estemos capturando) y del modo gimbal en el que profundizaremos a continuación, encontramos otro muy llamativo: la grabación dual.

De este modo, vamos a obtener una grabación con la cámara delantera y trasera a la vez, algo muy atractivo para escenas de acción o para cuando queramos hacer una videollamada y mostrar algo a la vez que nosotros seguimos apareciendo en escena.

El modo gimbal es el corazón del modo vídeo del LG WING.

En el centro de la pantalla podemos ver un joystick virtual con el que podremos realizar panorámicas tanto de izquierda a derecha como de arriba abajo.

De este modo, las posibilidades de movimiento fluido se multiplican, realizando seguimiento de personas y animales.

La imaginación de cada uno es el límite.

Tres modos de grabación

A los lados del joystick tenemos, a su izquierda, tres modos de grabación:

Pan Follow: prioriza la estabilización en panorámicas laterales.

Es decir: mientras estamos grabando en movimiento, el LG WING reajusta los movimientos que podamos hacer con el terminal de arriba abajo manteniéndola siempre en el eje horizontal aunque nosotros subamos o bajemos el móvil.

Este modo nos ofrecerá grabaciones de calle personales muy interesantes.

Por ejemplo, para vídeos de viaje en los que enseñamos diferentes lugares o paisajes, este modo mantendrá la panorámica siempre recta, y con un movimiento suave y agradable.

Modo de seguimiento: es como el modo ‘Pan Follow’ al que se le ha añadido un movimiento de inclinación fluido.

Un modo que viene muy bien para cuando estamos realizando el seguimiento de un sujeto en movimiento, cuando patina, va en bici o juega al fútbol.

Nosotros solo debemos preocuparnos en seguirlo con nuestro LG WING y ajustar el modo en seguimiento, del resto se ocupa el modo gimbal.

Este modo será el preferido para los que quieran usar el LG WING para rodar escenas de acción, o si somos creadores de contenido en los que participa el movimiento, ya sean paseos en bici, sesiones de running, etc.

Y si añadimos el modo dual, podremos obtener postales impagables en las que participemos nosotros y, a la vez, nuestros compañeros de ruta.

Modo de vista en primera persona: focaliza al sujeto al que estemos siguiendo, aunque este se encuentre en movimiento, ofreciendo imágenes fluidas.

Es el modo en el que nos podemos volver un poco más locos, con tomas en escorzo, esquinadas, abruptas e imprevisibles, todo, por supuesto, corregido y estabilizado gracias al modo gimbal del LG WING.

Imagina, de nuevo, estar en un parque de patinadores en los que realizan acrobacias, saltos, giros inesperados, etc.

Con el LG WING podremos seguir a la figura deseada en todo su viaje, con libertad de movimientos mientras sostenemos el smartphone por la parte inferior del mismo.

Y, como no, con un movimiento fluido y suave que, según palabras de la propia marca, podría ser superior a la de la steadicam cinematográfica.

Por último, disponemos de los habituales interruptores de ajustes de grabación, flash activado o desactivado, resolución de grabación (Full HD o HD en modo gimbal), botón de bloqueo para travellings frontales y de calibración del gimbal para ajustarlo al horizonte.

Una triple cámara y una lente selfie pop-up que potencian el resultado de nuestro trabajo

Por supuesto, el usuario podrá enriquecer las grabaciones que realice con su LG WING con fotografías tomadas con algunas de sus tres lentes principales:

Lente Ultra High Resolution de 64 megapíxeles con una apertura focal de f/1.8 para poder capturar tomas con poca iluminación y de buena calidad.

Cámara Gran Angular Big Pixel de 12 megapíxeles y una apertura focal de f/2.2.

Cámara Gran Angular de 13 megapíxeles y apertura focal de f/1.9.

En cuanto a la cámara selfie, este LG WING cuenta con cámara insertada en el interior del cuerpo del terminal, que aparece solo cuando la activamos para hacernos un autorretrato y se vuelve a esconder cuando hemos terminado, además de que el propio teléfono detecta cuando hay caídas y la retrae de manera automática.

Gracias a este mecanismo, su pantalla P-OLED de 6,8 pulgadas y resolución Full HD no muestra ningún tipo de notch u orificio, ofreciendo una experiencia totalmente inmersiva. Una cámara que cuenta con 32 megapíxeles y una apertura focal de f/1.9.

Por último, no podemos irnos sin destacar el ‘LG Creator’s Kit’, un conjunto de herramientas dedicadas a maximizar el resultado de los trabajos que creemos como grabación en 4K, modo noche IA, grabación ASMR, Bokeh de voz (prioriza nuestra voz antes que el ruido de fondo, ideal para grabaciones en directo) o control de la profundidad de vídeo.

En definitiva, el gimbal es un complemento esencial para cualquier aficionado a la grabación profesional.

Pero es uno que puede resultar incómodo y pesado de transportar.

Gracias al LG WING podremos tener todo en uno, un smartphone pensado para darle un giro a tu vida y expandir tu creatividad más allá.

Compartir es dar la oportunidad a otra persona

Deja una respuesta